“Casi toda la novela tiene una estructura policial en la base,

una pregunta que hace avanzar la historia”

Ricardo Piglia

 dickeensian

 

La sentencia de Piglia sobre la novela bien vale para el cine y las series televisivas. Podría decirse que bien valen para toda narración.

La pregunta que da título a la nota es la que funciona como motor de una serie televisiva pero que tiene un segundo motor por debajo, que es dar vida, poner en funcionamiento al mundo dickensiano adaptado a la pantalla televisiva. Y bien que lo logra.

Dickensian es una serie de la gran cadena BBC británica (autora de joyas como Sherlock) que pone en pantalla a la Inglaterra victoriana a través de personajes y referencias al clásico autor Charles Dickens. Por su pantalla vemos una serie de personajes que son la verdadera alma de la serie. El alto, medio y bajo Londres están representados en una serie de personajes antológicos. Las hermanas Honoria y Frances, parte de una familia acaudalada en camino a la decandencia. Amelia Avisan, que heredó la fábrica de cerveza de su padre, y su hermano Arthur, quien presa del resentimiento se aliará con el dudoso Mr. Compeyson para recuperar su fortuna. Mr y Mrs Bumble, quienes buscan ascender socialmente a toda costa. Cratchit, padre de familia que intenta sustentarla con su bajo sueldo, pero cuyo hogar se mantiene con el amor de todos sus integrantes. El Sr Fagin, que vive de lo que roban sus “niños” y de Nancy, con Bill como su brazo fuerte. El sr. Scrooge (sí, el que es visitado por los fantasmas de navidad) y finalmente el Inspector Bucket.

La historia comenzará con el Inspector investigando el asesinato de Jacob Marley, sociofagin de la financiera junto a Scrooge. Su camino y deseo lo llevarán a apuntar rápidamente al Sr. Fagin, como un buen hombre que quiere cazar al malo. Pero en paralelo, la serie ira contándonos la historia de vida de todo este sinfín de personajes, de una manera magistral y verosímil, a lo largo de 20 episodios que es lo que dura la primera y única temporada de Dickensian.

La serie se da el gusto de tratar temas delicados, como la prostitución infantil con la joven Nancy y el tráfico de niños (en un episodio memorable), ambos legales en la Inglaterra donde explotaba la revolución industrial y servían como mano de obra para textiles y otras fábricas.

 

Una serie con una ambientación y fotografía perfecta, donde se viven miserias, tristezas, alegrías, amores y desamores, traiciones, mientras el Inspector Bucket no deja jamás de actuar como buen policía y preguntarse: “¿Quién mató a Jacob Marley?”

Por Pablo Testa

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s