Merli

Oh Captain, my Captain”. Así llamaban sus alumnos a John Keating, el profesor de la indiscutiblemente clásica Dead Poet Society.

De la misma manera parece presentarsenos Merlí, un peculiar profesor de filosofía en un instituto educativo catalán. Pero poco a poco vamos a ser espectadores de una transformación.

La serie comienza centrandose en Merlí y en sus clases, su manera “descontracturada” de estar frente al curso, su discurso anti-sistemas y su (excesivamente) particular concepción del amor. Pero Merlí no es Keating y algo no funciona del todo en esta estructura.

Lo que realmente va a tomar protagonista en la serie va a ser los estudiantes del curso de Merlí. Los escritores se las arreglaron para crear el grupo más rico a nivel de personalidades (otro elemento que le debe a Dead Poet…). El aula está repleta de personajes estereotipos, pero individualizados y personalizados, con profundidad psicológica y no simples personajes funcionales. El joven presionado por sus padres, el que se debate entre trabajar y estudiar, el que no se anima a salir de su casa y abandonó el instituto, el homosexual que no se anima a salir del closet, el enamorado que no se anima a declararse y asi. Y es a partir de esta variedad que se sostiene la serie, pero no en ellos en sí, sino en la relación que construyen entre ellos y Merlí. Individualmente y como grupo.

Merlí bebe (el protagonista bebe en la serie, pero la historia en este caso) más del psicoanálisis que de la filosofía. La filosofía y los filósofos son sólo una excusa para dar un contexto a las situaciones de la serie. Merlí actúa como el analista que se coloca como otro que sostiene al paciente para que logre despuntar su individualidad. Merlí aconseja, interviene, pero siempre desde un ángulo de crecimiento personal. A partir de esta intervención, también los estudiantes van volviéndose compañeros entre ellos y amigos. Y aquí radica el gran gesto de esta serie. Mostrar la construcción de un grupo humano. Los chicos (adolescentes la gran mayoría) se van aceptando entre ellos, a partir de similitudes y diferencias.

Es a partir de esto que puede disfrutarse el capítulo final de la temporada, que, efectivamente, es el homenaje de la serie a Keating y su sociedad de Los Poetas Muertos.

 

17-03-2018

Por Pablo Testa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s