1917 kohanMartín Kohan, escritor, ensayista y docente, retoma en 1917 la relación entre literatura y política, en particular alrededor de la Revolución Rusa. El merito del libro es lograr mantenerse en esa línea de interacción, sin caer en la lógica tentación de ladearse hacia alguno de los dos lados.

“Literatura y revolución” no es casualmente el título de uno de los libros más importantes de León Trotsky, uno de los principales dirigentes de la Revolución. John Reds, periodista norteamericano, escribió una crónica que pasó a la historia “10 días que estremecieron al mundo”. El propio Trotsky escribió una profusa “Historia de la Revolución Rusa”. El reconocido Lunacharski  fue comisario de cultura en la revolución. Maiakovski fue el poeta mas destacado de este periodo.

La Unión soviética fue escenario a su vez del desarrollo de la Teoría Literaria: el Formalismo ruso y el círculo de Bajtin, que se venía desarrollando en el país poco tiempo antes de la revolución. Ambos pudieron profundizar  sus estudios en el marco del gobierno de Lenin, y fueron disueltos por el periodo stalinista. Tinianov planteó la relación literatura – política como una interacción entre series. La serie literaria, con sus particularidades, en relación a las series políticas, históricas, sociales.

En 1917, Kohan retoma a partir de anécdotas y episodios la relación particular de Lenin, Trotsky y la palabra escrita. En ese sentido, continúa una línea más ensayística, de la tradición de Benjamín y más particularmente de Barthes, es decir, que realiza un ensayo tomando hechos políticos como foco. Lo cual no quita que Kohan haga explicitas sus posiciones sobre lo que escribe. A partir de pequeños textos, 1917 relata el enojo de Lenin al no poder escribir por una parálisis en su cuerpo hacia el final de su vida, o previamente su metódico trabajo en la prisión zarista, o su ofuscación al no poder conseguir las plumas de su agrado para poder escribir sus textos. El autor logra transmitir la pasión de Lenin por la palabra escrita, producto de la consciencia del revolucionaria de su importancia.

Dejamos de lado varios de los contenidos del libro, porque no se trata de agotarlo sino de abrir un paso a su lectura. El autor deja constancia, no sólo de la relación de Lenin con la palabra, sino también de Trotsky, Marx, Maiakovsky y Gramsci. También trabaja de manera brillante la relación entre palabra y acción.

En uno de los textos referidos a Trotsky, comienza citando una frase del revolucionario que bien puede reflejar la importancia de la palabra escrita en la lucha política, y por lo tanto de este libro que la aborda: “Soy un hombre armado con un bolígrafo”.

 

Por Pablo Testa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s